miércoles, 4 de noviembre de 2009

Cuidado de la Cavidad oral en GestanteS


No es raro observar que mujeres durante su embarazo tengan problemas bucales y experimenten el deterioro de sus dientes, sobre todo en una ciudad con una pobre cultura sobre prevención y salud bucal.
Una de las hormonas que se producen durante el embarazo es la relaxina que hace relajar las articulaciones de la gestante para facilitarle el parto, la misma que actúa también en la articulación del diente y el hueso que lo aloja.
Por eso se nota un cierto grado de movilidad en los dientes de las embarazadas.
Esta modificación en la relación diente-hueso permite que se introduzcan restos de alimentos debajo de las encías, formándose la placa bacteriana, que se adhiere sobre los dientes.
Este hecho provoca inflamación y el sangrado de las encías.
Si la gestante no realiza bien la limpieza de su boca para retirar estos restos de alimentos debajo de sus encías, presentara mayor formación de sarro y luego mayores problemas de encías.

El sarro es la combinación de restos de alimentos, bacterias y calcio de la saliva.

Cuando se acumula sarro en exceso, hay mas inflamación de encías llamado gingivitis, posteriormente se puede producir reabsorción del hueso que soporta los dientes, una mayor movilidad de los dientes y una eventual perdida de los mismos.

La destrucción del hueso alveolar no se recupera.

Durante el embarazo aumenta la acidez de la cavidad bucal, generándose fácilmente problemas de caries o destrucción de la estructura de los dientes.

Si la caries no se trata, puede ocasionar problemas de infecciones bucodentales peligrosas, más aun tomando en cuenta que para controlarlas es necesario el uso de antibióticos que en el estado de gestación son eventualmente peligrosas para el bebe en formación.

Existen estudios científicos que señalan que mujeres gestantes con problemas de gingivitis tienen mayor riesgo de tener bebes prematuros.
Finalmente las recomendaciones en estos casos son las visitas al dentista si proyecta salir embarazada o si ya lo está, para su examen, profilaxis, limpiarse y obturarse las caries y solucionar otros problemas de salud bucal existentes.
La higiene bucal mediante el cepillado de los dientes después de las comidas.

Llevar una alimentación variada y equilibrada. Usar enjuagues bucales y pasta dental con fluor.

Reducir el consumo de azúcar y productos azucarados. Es fundamental tener una alimentación equilibrada no sólo para evitar las alteraciones bucales sino para la salud general de la madre y la salud y desarrollo de su bebé. El proceso de formación de los dientes del bebé comienza entre el tercer y el sexto mes de embarazo. Es importante un aporte adecuado de vitaminas como la vitamina A y la vitamina D y minerales como calcio y fósforo cuyo aporte esencial para la formación de los huesos y los dientes del futuro bebé.
Es necesario también un aporte adecuado de lípidos, entre los que se encuentran los ácidos grasos esenciales.

Las proteínas de calidad que aportan la carne, el pescado, los huevos y la leche son imprescindibles como material de construcción de todos los órganos del bebé.Es importante también un adecuado aporte de hidratos de carbono pero hemos de distinguir entre los hidratos de carbono complejos y los simples. Son preferibles los llamados hidratos complejos, como el pan, las pastas, las patatas, el arroz, etc.Estos son la principal fuente de energía de liberación lenta y son necesarios para un adecuado equilibrio nutricional y para el desarrollo del bebé.Higiene bucal Es necesario en esta etapa del embarazo extremar los cuidados dentales.
Las alteraciones bucales propias del embarazo, aunque frecuentes, no son inevitables y pueden prevenirse realizando una adecuada higiene dental con un cepillado después de las comidas y usando la seda dental. Una limpieza cuidadosa eliminará la placa bacteriana que es la causante de la caries dental y de la gingivitis.Es preferible usar un dentífrico que contenga flúor, que es antibacteriano y refuerza el esmalte dental.

No hay comentarios: